jueves, 16 de junio de 2016

Allure Sport la huella que deberían seguir todas las fragancias deportivas


Recuerdo perfectamente la primera vez que me compre Allure Sport, tenía 23 años trabaja en un Pans&Company y estaba buscando un nuevo perfume. En ese momento usaba L'Eau de Issey Miyake y Carolina Herrera pour Homme, el de Issey para diario y Carolina para salir de fiesta. Tenía algo de dinero y buscaba un aroma nuevo que pudiese usar en cualquier momento y situación. Entre en una tienda Sephora dispuesto a perder la mañana buscando un perfume diferente. Recuerdo que después de probar tres o cuatro fragancias se cruzó en mi camino. Fue un flechazo a primera "vista". Estuve usandolo durante unos años y después por cosas de la vida cambié. De esto hace más de 10 años ya.